RSS

Portada creada por Mientras Lees

Portada creada por Mientras Lees

miércoles, 13 de enero de 2010

Capitulo 10: El primer día del resto de mi vida

Cuando levante la mano para tocar el timbre una bandada de culpabilidad me recorrió todo el cuerpo. Todavía podía ver la expresión de felicidad que había puesto mi abuela cuando le dije que había quedado con una amiga a la cual había conocido ayer por la tarde para ver una película. Y en realidad mira donde estaba yo, aterrada delante de la puerta de una casa. Estremeciéndome e incapaz de entrar por miedo a perder lo que queda de normalidad en mi vida.
Respire hondo y presione el timbre. No podía vacilar mas antes de entrar, mi reloj marcaba ya varios minutos sobre las cinco y yo odio llegar tarde. Jane abrió rápidamente la puerta como si hubiera estado con la mano en el picaporte esperando a que llamaran. Cuando la puerta se abrió del todo y pude ver su cara se me formo un nudo en el estomago. Me quede parada, inmóvil. No podía creer que esa fuera Jane. La misma Jane resplandeciente que me había llevado a esa misma casa ayer. Su luz, esa aura especial que la envolvía parecía realmente apagada, sus ojos estaban coronados por profundas medias lunas moradas y su piel se había empalidecido notablemente. Me dieron ganas de gritar, pero aunque hubiese querido no podría ni preguntarle que le había pasado con el nudo que se me había formado en la garganta. Por desgracia soy como un libro abierto y no hizo falta ni preguntar.
-Tranquila, no me pasa nada es solo que esta noche no he dormido demasiado bien.-su voz sonaba tan cansada como su aspecto. Dentro de mi algo me decía que todo eso era culpa mía y solo mía.
Por suerte cuando Jane abrió la puerta del despacho y vi a Max este parecía tan lúcido como ayer. Tal vez la sombra de debajo de sus ojos era un poco más oscura, pero tras haber visto a Jane eso era imperceptible.
Saco una carpeta de uno de los cajones del escritorio de roble en el que estaba sentado mientras Jane cerraba la puerta tras de sí.
-Deja todo lo que te pueda incomodar en esa silla.- me dijo mientras levantaba la vista de la extraña carpeta azul.
-Está bien – lo dije muy bajito, la verdad es que me sentía un poco tonta por no acabar de acostumbrarme a aquellas situaciones. Deje todo lo que podía impedir una perfecta movilidad en aquella silla, la verdad es que no tuve que quitarme casi nada. Vestía unas cómodas sandalias, unos vaqueros simples y una camiseta lisa.
- Bueno ahora que estas lista sígueme, tenemos muchísimo que hacer. - Tras decir esto abrió la puerta y se sumergió en el pasillo. Tuve que apretar un poco el paso para poder alcanzarle. Era sorprendente la vitalidad que tenía aquel hombre, lo cual me hizo pensar en cuantos años tendría realmente. Como iba absorta en mis pensamientos no me di cuenta del rumbo que habíamos tomado hasta que lleguemos al fondo del pasillo. Lo que había allí me hizo pestañear de incredulidad. Nada. No había absolutamente nada, ni siquiera una pequeña puerta que te llevara al exterior. Pero antes de que me diera tiempo a abrir la boca para preguntar Max dio un paso al frente y atravesó la pared. Puse los ojos como platos y di un pequeño bote. La verdad no sabía porque me seguían sorprendiendo ese tipo de cosas cuando yo misma había probado por activa y por pasiva que la magia existía. Inspire profundamente y atravesé la pared.
La estancia que me esperaba al otro lado no podía ser descrita de otra manera que sorprendente. Seguramente era más grande que toda la casa junta y estaba dividida claramente en zonas aunque no había ni una sola pared en ella (a la izquierda un especie de invernadero lleno de plantas y macetas, a la derecha una especie de biblioteca con muchísimas estanterías y en el centro algo parecido a un laboratorio, pero mi instinto me decía que allí no se diseccionaban precisamente ranas). Me acerque a Max que estaba apoyado en una mesa a la izquierda de la extraña habitación. En ella había colocada una maceta.
-El único poder que conoces que tienes es sobre la tierra.- no era una pregunta, pero asentí de todas maneras.- Bueno eso espero que cambie hoy, pero de todas formas empecemos por ver lo que ya sabes hacer.
Me tendió la maceta vacía. Solo había un poco de tierra en su interior. No me dijo nada, pero de todas formas supuse que querría que creara una planta. Alce la mano sobre la maceta y extendí la palma. En mi mente se visualizaban unas violetas, en la maceta en cambio comenzaban a crecer unos brotes a la velocidad del rayo y para cuando quise darme cuenta había por lo menos una docena de flores bien abiertas su interior
-El poder de creación veo que lo dominas completamente. Pero ahora quiero que marchites esas flores.
Mire a mis flores un tanto a penada, pero basto una simple imagen en mi cabeza para que aquellas violetas se doblaran sobre sus tallos, empezaran a perder color hasta quedarse grises como las cenizas y finalmente se les cayeran los pétalos uno a uno.
-Sin duda tienes talento. La mayoría de mágicos con poderes sobre la tierra tardan años en aprender a marchitar con tanta rapidez y eficacia.- parecía orgulloso y a la vez aliviado de que pudiera hacer la cosas tan rápido.- Ahora quiero que hagas algo completamente diferente. ¿Ves aquel libro rojo que esta sobre el escritorio?
-El que está en la otra punta del la habitación.- le pregunte un tanto extrañada.
-Si ese mismo. Quiero que lo traigas hasta aquí sin tener que moverte.- alce una ceja nada más oír su petición y creo que eso fue mucho más eficaz que haber chillado cualquier ¡¿Qué?! O ¡¿Cómo?!
-En realidad no tienes que hacer nada diferente de lo que has hecho antes. – Hizo una pequeña pausa e inspiro una bocanada de aire ante mi cara de incredulidad.- El poder de la magia reside en la mente. Solo desea que este aquí.- añadió como si fuera la cosa más normal del mundo.
-Está bien.- cerré los parpados con fuerza y respire hondo. Últimamente mi vida se basa en ello. Los abrí mientras por mi mente pasaban las imágenes del libro alzando, dejando el lujoso escritorio para acabar posado en mis manos. En realidad en el libro lo único que se podía apreciar que podía estar haciendo era vibrar, como lo hacen los móviles abandonados sobre las mesas cuando no quieres contestar.
-Ya casi lo tienes, solo concéntrate un poco mas.- las palabras de Max sonaban lejanas como si no estuviera en la habitación. A cada segundo que pasaba me iba poniendo más nerviosa ¿por qué demonios ese libro no quería levantarse de la mesa? Me había desconectado totalmente del mundo que estaba a mi alrededor ni siquiera era capaz de oír la respiración de Max, pero ese estúpido libro seguía sin alzarse. Oh dios mío como desearía que saliera volando, chille dentro de mi cabeza con rabia. De pronto algo salto dentro de mi interior, no sé porque sabía que no debía a ver dicho eso y mi duda se confirmo del todo cuando pude ver el libro levitando a medio metro sobre la mesa. Algo dentro de mi interior me gritó que me agachara y eso hice justo antes de que el extraño libro pasara por donde antes había estado mi cabeza y se estampara contra la pared a más de ciento cincuenta kilómetros por hora.
-Bueno creo que no ha salido del todo bien.- dije mientras me incorporaba y ponía una sonrisa de “no me mates” en la cara.
-Supongo que no.- me contesto Max un tanto derrotado. Tras decir esto alzo la mano y detrás de la mesa apareció el libro, ahora un poco más deteriorado y se poso en sus manos. Era toda una belleza un libro antiguo, encuadernado en cuero rojo lleno de signos era tan de… Cuento.
-¿Qué es?- pregunte a Max haciendo que apartara una mirada apenada del antiguo manuscrito.
-Es un libro que he escrito yo mismo.- me contesto en un tono demasiado neutro.- en él están recogidos todos los datos que he encontrado sobre los Completos y los diferentes poderes que se les atribuyen.- dudo momentáneamente antes de añadir algo mas como si no estuviera seguro de lo que iba a decir.- tenía pesado en poner en práctica toda esta teoría contigo.- dijo al final en voz baja.
Sus ojos se clavaron en los míos y yo no pude evitar deslizarlos al increíble montón de hojas que formaban el libro.
-¿Cuánto tiempo voy a tener que seguir viniendo aquí cada tarde?- le pregunte sin apartar la vista del libro.
-Lo suficiente como para que puedas aprender a utilizar los poderes necesarios como para defenderte.- odiaba cuando se ponía serio, me hacía sentir culpable. Como si le debiera algo a ese hombre.
-¿Cómo se supone que voy a defender de algo que es como el gobierno?- estaba un poco molesta, el mismo me había dejado muy claro que estaban en todas partes y que no había nada que hacer contra ellos.
-Cuando te digo defenderte me refiero mas a esconderte.- se aclaro recalcando bien la palabra esconderse. Trago aire. Lo cual me hizo pensar que hablar conmigo le resultaba más complicado de lo que yo creía, tal vez si que le debía algo. Después de todo él me había dicho lo que estaba pasando en mi vida y me estaba constantemente aclarando todo lo que no entendía, que no es que fueran pocas cosas. – Tienes que aprender a usar tus poderes de forma que parezcas un humano mas, que los rastreadores no se fijen en ti y tu pista se pierda por el mundo.
-¿Cuánto puede tardar eso?- le pregunte de pronto.
- No lo he pensado ¿Por qué?- me dijo un poco aturdido por mi pregunta.
-Porque no estaré aquí todo el verano.- le conteste mientras me mordía el labio inferior, tenía la impresión de que debía a ver mencionado eso antes.
- En ese caso no hay tiempo que perder.- aunque concluso la frase con una sonrisa parecía muy nervioso.

6 comentarios:

Nagomi dijo...

Esta vez he tardado un poco mas en publicar por falta de tiempo pero ya esta aqui y esporo que lo disfruteis

Gotihippy dijo...

me encanta¡¡
me gusta muxisimo como escribes y espero k lo continues lo antes posible lo siento muxo, se que prefieres criticas pero es k la verdad no se k criticar, me gusta tanto..
un beso muy fuerte wapa¡¡

Gotihippy dijo...

por cierto, como has cambiado el diseño de t blog y has puesto el letrero de "cuantas visitas hay" es k no hay manera, no se como hacerlo¡¡
gracias ;) un beso

Nagomi dijo...

para cambiar el diseño del blog metete en btemplates.com y para poner un contador de visitas en miarroba.com

Espero k encuentres lo que buscas

UN besote

LuLu dijo...

es simplemente GENIAL!!! tu historiiaa es genial, ademas escribis hermosoo!! yoo no logro escribir bienn de una manera u otra, porque no tengo mucha paciencia, entoncess quieroo hacer todo rapido, y termino teniendo que alargar el cap cada vezz mas!! es insoportable. en cambio vos te detenes en cada detalle, explicando correctamente lo que ve Cristál, asi nosotros nos podemos imaginar como es lo que ella ve!! lo amo!! realmente es un don, nunca pares de escribir, da placer leer tus historias..!!

porfa pasa por mi blog!! bah, mis dos blog..

www.twilightsagaisback.blogspot.com
www.unaextranaenmiszapatos.blogspot.com

besos!!
LuLu

Anónimo dijo...

publica nena q impaciensia!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Publicar un comentario