RSS

Portada creada por Mientras Lees

Portada creada por Mientras Lees

miércoles, 17 de febrero de 2010

Capitulo 14: A vista de pájaro

Mire impaciente el reloj. Las cinco y media. Tenía que salir de casa, pero como castigo por el susto de esta mañana mi abuela me había dicho que si volvía a salir con la amiga esa que me había echado tenía que venir Alicia conmigo. Y a pesar de que mi abuela llevaba desde que había finalizado la comida mas dormida que un lirón en el sofá, Alicia no me quitaba el ojo de encima. Estaba deseando que hiciera el menor movimiento para despertar a mi abuela y pegárseme como una lapa.

-¿A dónde vas?- me pregunto mientras me levantaba del sofá.
-A la habitación.- le conteste yo rápidamente.- Y no puedes venir.- añadí antes de que pudiera decir nada.


Entré por la puerta mirando el reloj de nuevo y resople ruidosamente, necesitaba salir de allí cuanto antes y llevarme a Alicia no era una opción. Me tiré derrotada en la cama y mientras me devanaba los sesos pensando como iba a salir de allí vi la esquina de la carpeta azul sobresaliendo debajo del colchón. Me senté rápidamente y extraje la carpeta, si había una manera de salir de esa casa sin que nadie se enterara estaba escrita ahí dentro. Comencé a pasar las hojas sin saber bien lo que estaba buscando hasta que una llamo mi atención El poder de la mariposa. Leí rápidamente lo que decía y descarte la opción. A pesar de que era valida para salir de casa al adosar dos alas de mariposa a mi espalda y salir volando solo conseguiría formar una situación como la de “mira allí en el cielo ¿es un avión? No. ¿Es un pájaro? No. Es una idiota que está a punto de matarse” y precisamente eso me daba mucho respeto y si algo salía mal y me caía. Ufffff, quita quita.
Continué pasando hojas buscando una idea mejor y cuando pensaba que El poder de la Mariposa sería la única opción para salir de casa otro nombre apareció ante mis ojos. El poder de Transformación. No me interese en leer por no saber de que se trataba, el nombre lo dejaba bastante clarito, pero lo que me interesaba realmente era saber como utilizarlo.


El poder de Transformación:

Los mágicos que quieren dominar este poder deben dejar su mente en blanco. Desconectar completamente del mundo exterior y visualizar el ser en el que quieren transformarse. Dejar su cuerpo y meterse en el que hay en su mente.

-Perfecto.- pensé.- estaba mucho más relajada antes de leer todo esto.
Abrí la ventana de la habitación y cerré el pestillo de la puerta. No quería que Alicia viera que había desaparecido y mucho menos tener que devanarme la cabeza una vez trasformada para abrir la ventana. Mi único modo de contactar con la libertad.
Intente relajarme como ponía en el papel y no pude evitar pensar que tenía que haber acompañado a Esther a sus clases de yoga. Cuando estuve un poco mas tranquila pase a visualizar un pequeño gorrión, algo que no llamaría la atención en absoluto en el cielo de un pueblo. A medida que más me concentraba en el gorrión mas visibles eran los pequeños detalles, las manchas del pico, la esponjosidad de las plumas… Y cuanto más visibles eran los detalles mas ligera me sentía. Tan ligera que podía fundirme con el viento, pero lo suficiente mente fuerte como para elegir yo el destino.
Y antes de que me diera cuenta no media mas de 20 centímetros y tenía un par alas marrones llenas de motas a la espalda. Di un pequeño saltito y con un pequeño impulso me alcé en el aire.
Al principio me quede parada en mitad de la habitación aleteando. No tenía ni idea de si sabría controlarlo a si que decidí hacer primero un pequeño tramo hasta la ventana. Me pose sobre la cornisa e instintivamente mire hacia abajo con gran temor. La distancia de dos pisos me pareció enorme, pero no me mareé, ni siquiera dude un momento antes de saltar y emprender el vuelo de nuevo. Después de todo donde se ha visto que un pájaro tenga vértigo. Un animal que esta hecho para vivir en el cielo, a grandes alturas.
El cielo, eso era precisamente lo que yo estaba surcando en ese momento para llegar hasta casa de Jane. El mundo se ve tan diferente desde ahí arriba, las nubes no parecen de algodón y las personas son tan insignificantes. Lo único verdaderamente grande es la naturaleza la cual lo rodea todo. Y el mar. Siempre me había apasionado, lo había considerado algo increíble a lo que hay que respetar. Pero cuando no mides ni 20 centímetros todo es tan diferente. Te sientes en armonía con el mundo y sin duda ves las cosas desde otra perspectiva.


4 comentarios:

Nagomi dijo...

Bueno ultimamente estoy teniendo problemas para publicar pues no dispongo de tiempo, pero espero que la espera haya valido la pena y sino comunicarlo que yo quiero saber vuestro opinion

Un saludo lectores

LuLu dijo...

BUENISIMO!! me encanto..

Nagomi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nagomi dijo...

gracias enseguida pondre otro

Publicar un comentario